La primera semana de mayo ha cambiado a la Fundación Proyecto Lázarus mucho y para bien. FPL se ha caracterizado siempre por buscar investigaciones de regeneración de la médula espinal sin perder de vista, en absoluto, las otras vías científicas que están avanzando vertiginosamente en estos últimos años.

Antes de la pandemia tuvimos noticia de que, en Australia, la Fundación Investigación de la Columna Vertebral Perry Cross. (Perry Cross Spinal Research Foundation – PCSRF) https://www.pcsrf.org.au/perry-cross/ , estaba llevando a cabo una investigación muy prometedora, el SIP (Spinal Research Project), utilizando células de la glía envolvente olfatoria del propio paciente para conseguir regenerar la médula espinal dañada.

En 1994, Perry Cross, fundador de PCSRF, quedó tetrapléjico a los 19 años tras sufrir un placaje en un partido de rugby que le provocó la rotura de la médula espinal a la altura de la C2 necesitando incluso ventilación asistida. A partir de ese momento Perry inició un camino duro e incierto en busca de una solución que le devolviera la vida que tenía antes del placaje. Ahora, 28 años más tarde, está muy cerca de conseguirla y sólo él sabe el esfuerzo que le ha costado llegar hasta aquí. Una historia muy similar a la de FPL, pero en la que PCSRF nos saca muchísima ventaja.,

En FPL queríamos conocer de primera mano todo acerca del SIP, es por eso que el día 1 de mayo de 2022, José Molina y Néstor Villalba, presidente y director científico respectivamente de FPL, viajaron a Australia para visitar PCSRF. Perry Cross y la Philanthropy Manager, Jen Hutchings, nos ofrecieron un tour exhaustivo a través del laboratorio de la Universidad de Griffith donde más de 30 científicos realizan las investigaciones. Después, nos trasladaron a las instalaciones de Making Strides. Un lugar muy especial (palabras textuales de Jen Hutchings) lleno de aparatos con la más avanzada tecnología donde se realiza todo tipo de rehabilitación para los lesionados medulares.

El SIP ha arrancado con las sesiones de rehabilitación que preparan a 5 pacientes con lesión medular completa y crónica para recibir el trasplante de las células de la glía olfatoria. Más adelante, se reclutarán a otros 5 pacientes ya que han recibido la recaudación suficiente para aumentar el número de pacientes, cosa que incrementará la robustez del estudio.

Antes de la pandemia tuvimos noticia de que, en Australia, la Fundación Investigación de la Columna Vertebral Perry Cross. (Perry Cross Spinal Research Foundation – PCSRF) https://www.pcsrf.org.au/perry-cross/ , estaba llevando a cabo una investigación muy prometedora, el SIP (Spinal Research Project), utilizando células de la glía envolvente olfatoria del propio paciente para conseguir regenerar la médula espinal dañada.

En Fundación Proyecto Lázarus pensamos firmemente que el SIP es un gran proyecto con muchísimo potencial y enormes probabilidades de éxito, y es por ello que hemos ofrecido nuestra ayuda a PCSRF para acompañarles en esta misión y hacerla más visible recabando apoyos en el mundo entero empezando por España. 
Creemos que un objetivo de tal magnitud como la cura de la lesión medular se conseguirá tarde o temprano, pero con esta colaboración, pondremos todo nuestro empeño en que sea lo antes posible.

La unión hace la fuerza.

Entradas recomendadas

Aún no hay comentarios, ¡añada su voz abajo!


Añadir un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *